Prostibulo infantil prostitutas peruanas

prostibulo infantil prostitutas peruanas

Su naturaleza es un manto verde que te envuelve. Cuando desembarcamos en la aldea los lugareños nos reciben con una sonrisa; algunos venden pescado, otros, artesanía.

Todos viven en cabañas de madera a orillas del río. Una esfera esmerilada de luces como las que colgaban en las viejas discotecas desciende del techo de paja. Mientras charlamos con él, una adolescente juega con un mono de reducido tamaño. Sonríe y de vez en cuando atiende un pequeño kiosco que también se encuentra en la misma vivienda.

A su lado, la madre pela las escamas de un pescado. Ella tiene 16 y lleva dos años con él. Fue una de sus alumnas.

El jefe de la comunidad, Juan Guerra, nos recibe en su choza sonriente, aunque cuando le contamos la historia del maestro queda perplejo. Y concluye de manera tajante nuestra charla: Los datos de la prostitución infantil en el mundo son escalofriantes. En la India se calcula entre En Indonesia, el 20 por ciento de las mujeres explotadas sexualmente son niñas.

En toda Asia son esclavizados un millón. Se estima que en Brasil llegue a los Muchos de estos menores son contagiados de sida: Al menos otros La Razón te recomienda estas cinco historias para estar informado a esta hora. Tiempo de lectura 8 min. Red de Blogs Otro blogs. Las diversas situaciones que pudieran presentarse entre adolescente y autoridades son intermediadas por ese agente.

Esta presión es por dinero o por sexo. El serenazgo por supuesto que lo sabe; si esto vino con ellos. El riesgo que comparten "las callejeras ambulatorias" es latente. No sólo por las represalias de las mafias o por las amenazas de otras prostitutas adolescentes o adultas instaladas con anterioridad en el lugar, sino también por la precariedad de sus recientes interacciones, la extorsión de policías, serenos y municipales, y por los peligros del entorno.

Otros grupos que pertenecen a la modalidad de la prostitución callejera es el que conforman las "enganchadas" por proxenetas hombres y mujeres, con el ofrecimiento del puesto de trabajo y la oportunidad de ayudar a sus familias y ganar dinero; las "compradas" a sus padres por adultos mayores que se ofrecen cuidarlas, darles educación , viajes y trabajo; y las "raptadas" por supuestos enamorados con el ofrecimiento de casarse o por empresarios que les ofrecen traerlas a Lima para hacerlas estrellas de la cumbia y la televisión.

Abandonan sus casas y sus pueblos sin que los padres se enteren, o con el consentimiento de éstos. La modalidad callejera de prostitución adolescente ha dejado de ser oculta y de estar sólo en los lugares apartados, oscuros o en algunas avenidas y parques conocidos como "sitios" o "zonas rojas". Se encuentra también en los barrios o barriadas "porque aquí también existe la demanda ".

No es como se piensa que son tranquilitas. Normalmente andan en parejas o grupos. Se dedican a asaltar y al gateo[19]Te ofrecen 2 ó 3 por 1 y terminas calato, hasta te pueden dar vuelta. Quiénes son los clientes y cómo es la relación con la prostituta.

El tipo de cliente que frecuenta esta modalidad de prostitución es una persona - familiar, social, cultural y económicamente- disminuida.

Daisy, 16, Lima-San Juan de Miraflores. En la modalidad callejera la relación cliente-prostituta es de desigualdad pero no de dominación[21]En la negociación sobre cobro y pago esta desigualdad favorece generalmente al cliente, cuando se trata de una "por cuenta propia" pues en esta modalidad los precios se regatean y es la oferta del cliente la que logra prevalecer, dada la condición de la adolescente. Existiendo proxeneta de por medio, la situación es diferente.

En el primer caso, fijado el precio no hay regateo que valga. El que tiene plata se va a las discotecas. No, creo que tengan caficho, porque las andan botando; hijos sí; algunas ni familia tienen" Teresa, 18, Lima-La Victoria.

No es siempre, felizmente" Suly, Lima-Cercado. El tipo de intercambio sexual que implica tiempo, por dónde oral, vaginal, anal y cómo en cuanto a posiciones, disfraces, fantasías, aparatos , es acordado por cliente y prostituta al momento de pactarse el precio. Si es en hostal, el cuartelero te protege y después le das su sol o dos soles. Ya no es como antes porque a muchas las han matado. Ahora los del hostal tienen miedo de hacerse comprar por los clientes".

Daisy, Lima-San Juan de Miraflores. En todos estos "sitios", los intercambios sexuales son al mismo tiempo oportunidades para el asalto, "el gateo". La mayoría de las adolescentes que "opta" por el ejercicio de la prostitución dentro de esta modalidad, mantienen una relación distante de sus padres y familiares.

Algunas adolescentes comparten sentimientos de culpabilidad mientras que otras atribuyen a su propia situación familiar el hecho de ejercer la prostitución. Total, a mí me pasó igualito. Mi madre me metió en esto.

Ellas tienen sus vidas y yo la mía; eso sí a veces nos juntamos y no hablamos para nada de eso. Siempre lo hacemos solas sin los maridos y yo me preocupo de que no las vayan a maltratar". Algunas refieren que el tenerlos es una prueba de que su relación con el marido es diferente de la de su "trabajo" y otras, que es debido a la presión que ejercen los maridos.

Una gran parte siente que si no fuera por los hijos estarían haciendo algo diferente. Les preocupa lo que éstos ven y escuchan. El deterioro físico y valorativo de estas adolescentes en esta modalidad, es una constante. En Lima como en otras capitales del país existen establecimientos de diversión y de relax "pitucazos" o para "pitucos",[31] y "cimarrones" o para "cholos". Las diferencias no sólo tienen que ver con la infraestructura, sino también con la calidad de los servicios que ofrecen, el licor que se vende, la calidad y tipos de droga que se comercializa y, sobre todo, con el perfil de las "anfitrionas" que atienden a los clientes y brindan sus servicios sexuales.

Los que frecuentan este local es gente de todas las edades que viene a pasarla bien. Nuestras anfitrionas son de primera y las que atienden también. Todo es "fino", pero no gay.

Ellos tienen sus propios locales. Aquí sólo ingresan hombres y mujeres. Mauricio, dueño de discoteca Surco-Lima. Esta es una modalidad de prostitución intermediada o manejada por los dueños[33]de locales de diversión y de relax , en complicidad con los municipios que son los que les otorgan las licencias de funcionamiento; y con la policía, el serenazgo y los municipales que medran de los cupos que cobran a estos negocios "por brindarles seguridad ".

La intermediación o el manejo de la prostitución de adolescentes por los dueños y administradores de locales de diversión y de relax, depende del status del negocio. En los para "pitucos" en Lima y capitales de departamento, la acción de los dueños y administradores es de intermediación, facilitación y encubrimiento.

En los conocidos como "cimarrones" o para "cholos", el manejo supone control y administración del ejercicio de la prostitución. En los "pitucazos" el requisito para "trabajar" es pasar el "casting" que supone una entrevista en la que la adolescente da cuenta de sus datos familiares, grado de instrucción, aspiraciones, expectativas, soltura e independencia familiar.

Se le precisan sus obligaciones y anticipa lo que los clientes esperan de una buena "anfitriona" o "dama de compañía". Se fijan sus ingresos y se precisa que todo lo que pueda ocurrir entre ella y los clientes es de su entera responsabilidad y puede ocurrir siempre y cuando no interfiera con sus responsabilidades y ponga en entredicho el nombre del local. En los locales para "cholos" el mayor o menor manejo de las adolescentes por el dueño o administrador del local, depende de la situación en la que aquéllas se encuentren.

En el caso de las "enganchadas" es directo y con niveles distintos de coerción. Supone la apropiación de los ingresos que generen. Una de estas condiciones tiene que ver con la obligación de satisfacer al cliente "en todos sus deseos" a cambio de los consumos que éste debe hacer.

De no asegurar éstos, la adolescente no tiene derecho a percibir el porcentaje establecido por el negocio. Los grados de manejo y control de los ingresos de las adolescentes "empleadas" en establecimientos de relax , se definen al momento de establecer la relación con el dueño o administrador del negocio. Este se reserva el mayor porcentaje por los servicios que brinda el local; un porcentaje por los intercambios sexuales que pudieran ocurrir dentro del mismo; y otro porcentaje cuando la adolescente sale a un hostal.

Los tiempos de permanencia en el hostal conectado con el negocio , pueden o no quedar convenidos sobre la base del acuerdo previo entre adolescente y cliente. Las seguridades de la adolescente frente a cualquier eventualidad, corren por cuenta propia. En los establecimientos de diversión, cuando la atención de la adolescente, "enganchada" o "empleada" implica "penetración"[36], y esto ocurriera antes de haberse alcanzado los consumos establecidos, el local se asegura el pago de la diferencia de parte del cliente.

En caso contrario se afecta el porcentaje de la prostituta. Si la adolescente sale del local para el intercambio sexual en un hostal, la administración se asegura igualmente el cobro de lo establecido para estos casos. Generalmente, son las "empleadas" las que salen a un hostal para intercambios sexuales; las "enganchadas" pueden hacerlo pero dentro de estrictas medidas de vigilancia y control.

Tanto unas como otras, tienen tiempos establecidos para sus intercambios sexuales en los hostales. Estos tiempos se acuerdan entre prostituta, cliente y el administrador del negocio.

Los encargados de asegurar su cumplimiento son "los de seguridad" conocidos también como "guachis". En los locales de diversión de uno u otro tipo, las adolescentes "trabajan" como damas de compañía, meseras, copetineras, bartender; y en los de relax, como masajistas, manicuristas, pedicuristas, podólogas, cosmiatras.

En general, suelen identificarse como "anfitrionas" o "damas de compañía". La extensión de esta modalidad de prostitución responde en gran medida a la permisividad de municipios y autoridades en aras del crecimiento y desarrollo de sus distritos y la urgencia de mayores rentas.

La supervisión y control respecto de su funcionamiento es inexistente. Igual en casas de cita, lupanares, hostales "baratos", hospedajes" Informante institucional-Iquitos.

Las intervenciones se justifican cuando los cupos establecidos para su funcionamiento, dejan de ser pagados, o cuando se trata de locales nuevos. Las intervenciones son frecuentes en los locales para "cholos", pero la situación se resuelve con el pago del cupo correspondiente. En los lugares de diversión y relax para "pitucos" se prostituyen adolescentes de estratos medios, con secundaria completa, que se encuentran estudiando alguna carrera técnica o profesional, o que han desistido de seguir estudiando "porque eso no da para vivir".

El mejor gancho para atraer a la clientela son las anfitrionas, las bartender que vienen a montones a pedirte chamba[38]La mayoría tienen su familia y no necesitan para comer; les gusta comprarse ropa, vestirse bien, tener su tarjeta Ripley[39]algunas viven solas o en grupo y se manejan muy bien.

Salen con empresarios o con esos patitas que viajan y se las llevan. Pepe 24, dueño de discoteca-San Miguel. Las adolescentes que trabajan en los lugares de diversión para "cholos" son de extracción social pobres y muy pobres.

prostibulo infantil prostitutas peruanas Se dedican a asaltar y al gateo[19]Te ofrecen 2 ó 3 por 1 y terminas calato, hasta te pueden dar vuelta. Junto a la niña también fueron internado sus cuatro hermanos. El deterioro físico y valorativo de estas adolescentes en esta modalidad, es una constante. Los encargados de asegurar su cumplimiento son "los de seguridad" conocidos también como "guachis". La relación cliente-prostituta no conlleva necesariamente, una relación de dominación. Salen con empresarios o con esos patitas que viajan y se las llevan.

Aldeas en peligro Muy temprano por la mañana nos acercamos al embarcadero de Nanay. Este puerto es muy comercial. En la entrada del mismo hay un mercado en el cual se puede conseguir de todo para comer, a la vista saltan los tamales de gallina, sudado de pescado, refrescos de aguaje, cocona, cebada y los coloridos pijuayos. Desde aquí alquilamos una lancha para adentranos en el Amazonas, serpenteante río que dibuja desde lo alto todo su recorrido. Su naturaleza es un manto verde que te envuelve.

Cuando desembarcamos en la aldea los lugareños nos reciben con una sonrisa; algunos venden pescado, otros, artesanía. Todos viven en cabañas de madera a orillas del río. Una esfera esmerilada de luces como las que colgaban en las viejas discotecas desciende del techo de paja. Mientras charlamos con él, una adolescente juega con un mono de reducido tamaño. Sonríe y de vez en cuando atiende un pequeño kiosco que también se encuentra en la misma vivienda. A su lado, la madre pela las escamas de un pescado.

Ella tiene 16 y lleva dos años con él. Fue una de sus alumnas. El jefe de la comunidad, Juan Guerra, nos recibe en su choza sonriente, aunque cuando le contamos la historia del maestro queda perplejo. Y concluye de manera tajante nuestra charla: Los datos de la prostitución infantil en el mundo son escalofriantes.

En la India se calcula entre En Indonesia, el 20 por ciento de las mujeres explotadas sexualmente son niñas. En toda Asia son esclavizados un millón. Se estima que en Brasil llegue a los Muchos de estos menores son contagiados de sida: Esto no quiere decir que se trate de un elemento cualitativamente inferior al pensamiento científico por estar compuesto de sedimentaciones de experiencias diversas, ni es un agregado caótico de formas igualmente distintas de sentir los problemas , las necesidades y de entender las respuestas.

Aquí, esas declaraciones, sirven para falsear supuestos que se pretenden teóricos o metodológicos. Es dar cuenta del valor desmitificador del sentir y el actuar de los sujetos implicados en la prostitución, respecto del discurso oficial de los organismos internacionales, del Estado y de las ONGs, de una manera sencilla y clara.

Son, al propio tiempo , la expresión de cómo los actores de la prostitución, racionalizan la historia reciente de nuestro país, su crisis económica y social, sus programas de ajuste estructural macro económico, sus " guerras " internas y sus procesos de reconstrucción y reconciliación, su migración incontrolable, su corrupción , su anomia.

Todo, decantado simbólicamente en su propio lenguaje. Es frecuente leer en los estudios, las declaraciones, los discursos, la alusión a la prostitución como un problema que se encuentra en las calles, los lugares oscuros y apartados, los burdeles y los prostíbulos. Prostituta es la que vende su cuerpo y cobra en dinero.

Las prostitutas son "víctimas"[13]. Los estudios referidos en la Introducción Cf. Anexo 01 probaron que, en el caso concreto de la prostitución de adolescentes:. La relación cliente-prostituta no conlleva necesariamente, una relación de dominación. No siempre existen proxenetas y rufianes y, cuando los hay, la relación entre aquéllos y la adolescente prostituta no supone inevitablemente, una relación de "explotación".

Hablar de "víctimas" en la prostitución de adolescentes es algo relativo que se puede dar en las modalidades de prostitución callejera y en la establecida en burdeles y prostíbulos clandestinos; pero no es un calificativo que pueda hacerse extensivo a quienes ejercen la prostitución en otras modalidades. Entró por la necesidad porque a mi no me alcanzaba y un día nos fuimos las dos y ahí comenzó" Roxana, 17, Lima-Cercado.

En esta modalidad no existen mayores exigencias para el ingreso, ni de raza, color , atributos físicos, procedencia. Sólo en los casos en que l adolescente fuera "enganchada", "comprada" o "raptada", las mafias de proxenetismo tienen establecido un mínimo de exigencias físicas. La presencia del proxeneta individual como el agente externo, que no es marido ni pariente , que controla el trabajo y administra los ingresos de la prostituta, es poco frecuente.

La presencia del "amigo protector" que puede cobrar entre 1 y 5 soles por cada cliente dependiendo del status de la prostituta , es también frecuente. Pertenece a redes o mafias de proxenetismo organizadas localmente o articuladas a otras de nivel nacional e incluso internacional. Estas, son generalmente ex-prostitutas identificadas como "tías" o "mamis",[17] con vínculos maritales con los proxenetas hombres o de conveniencia mutua.

Las diversas situaciones que pudieran presentarse entre adolescente y autoridades son intermediadas por ese agente. Esta presión es por dinero o por sexo. El serenazgo por supuesto que lo sabe; si esto vino con ellos. El riesgo que comparten "las callejeras ambulatorias" es latente. No sólo por las represalias de las mafias o por las amenazas de otras prostitutas adolescentes o adultas instaladas con anterioridad en el lugar, sino también por la precariedad de sus recientes interacciones, la extorsión de policías, serenos y municipales, y por los peligros del entorno.

Otros grupos que pertenecen a la modalidad de la prostitución callejera es el que conforman las "enganchadas" por proxenetas hombres y mujeres, con el ofrecimiento del puesto de trabajo y la oportunidad de ayudar a sus familias y ganar dinero; las "compradas" a sus padres por adultos mayores que se ofrecen cuidarlas, darles educación , viajes y trabajo; y las "raptadas" por supuestos enamorados con el ofrecimiento de casarse o por empresarios que les ofrecen traerlas a Lima para hacerlas estrellas de la cumbia y la televisión.

Abandonan sus casas y sus pueblos sin que los padres se enteren, o con el consentimiento de éstos. La modalidad callejera de prostitución adolescente ha dejado de ser oculta y de estar sólo en los lugares apartados, oscuros o en algunas avenidas y parques conocidos como "sitios" o "zonas rojas". Se encuentra también en los barrios o barriadas "porque aquí también existe la demanda ". No es como se piensa que son tranquilitas. Normalmente andan en parejas o grupos. Se dedican a asaltar y al gateo[19]Te ofrecen 2 ó 3 por 1 y terminas calato, hasta te pueden dar vuelta.

Quiénes son los clientes y cómo es la relación con la prostituta. El tipo de cliente que frecuenta esta modalidad de prostitución es una persona - familiar, social, cultural y económicamente- disminuida. Daisy, 16, Lima-San Juan de Miraflores. En la modalidad callejera la relación cliente-prostituta es de desigualdad pero no de dominación[21]En la negociación sobre cobro y pago esta desigualdad favorece generalmente al cliente, cuando se trata de una "por cuenta propia" pues en esta modalidad los precios se regatean y es la oferta del cliente la que logra prevalecer, dada la condición de la adolescente.

Existiendo proxeneta de por medio, la situación es diferente. En el primer caso, fijado el precio no hay regateo que valga. El que tiene plata se va a las discotecas. No, creo que tengan caficho, porque las andan botando; hijos sí; algunas ni familia tienen" Teresa, 18, Lima-La Victoria. No es siempre, felizmente" Suly, Lima-Cercado. El tipo de intercambio sexual que implica tiempo, por dónde oral, vaginal, anal y cómo en cuanto a posiciones, disfraces, fantasías, aparatos , es acordado por cliente y prostituta al momento de pactarse el precio.

Si es en hostal, el cuartelero te protege y después le das su sol o dos soles. Ya no es como antes porque a muchas las han matado. Ahora los del hostal tienen miedo de hacerse comprar por los clientes". Daisy, Lima-San Juan de Miraflores. En todos estos "sitios", los intercambios sexuales son al mismo tiempo oportunidades para el asalto, "el gateo". La mayoría de las adolescentes que "opta" por el ejercicio de la prostitución dentro de esta modalidad, mantienen una relación distante de sus padres y familiares.

Algunas adolescentes comparten sentimientos de culpabilidad mientras que otras atribuyen a su propia situación familiar el hecho de ejercer la prostitución. Total, a mí me pasó igualito. Mi madre me metió en esto. Ellas tienen sus vidas y yo la mía; eso sí a veces nos juntamos y no hablamos para nada de eso.

Siempre lo hacemos solas sin los maridos y yo me preocupo de que no las vayan a maltratar". Algunas refieren que el tenerlos es una prueba de que su relación con el marido es diferente de la de su "trabajo" y otras, que es debido a la presión que ejercen los maridos. Una gran parte siente que si no fuera por los hijos estarían haciendo algo diferente. Les preocupa lo que éstos ven y escuchan.

El deterioro físico y valorativo de estas adolescentes en esta modalidad, es una constante. En Lima como en otras capitales del país existen establecimientos de diversión y de relax "pitucazos" o para "pitucos",[31] y "cimarrones" o para "cholos". Las diferencias no sólo tienen que ver con la infraestructura, sino también con la calidad de los servicios que ofrecen, el licor que se vende, la calidad y tipos de droga que se comercializa y, sobre todo, con el perfil de las "anfitrionas" que atienden a los clientes y brindan sus servicios sexuales.

Los que frecuentan este local es gente de todas las edades que viene a pasarla bien. Nuestras anfitrionas son de primera y las que atienden también. Todo es "fino", pero no gay. Ellos tienen sus propios locales. Aquí sólo ingresan hombres y mujeres. Mauricio, dueño de discoteca Surco-Lima. Esta es una modalidad de prostitución intermediada o manejada por los dueños[33]de locales de diversión y de relax , en complicidad con los municipios que son los que les otorgan las licencias de funcionamiento; y con la policía, el serenazgo y los municipales que medran de los cupos que cobran a estos negocios "por brindarles seguridad ".

La intermediación o el manejo de la prostitución de adolescentes por los dueños y administradores de locales de diversión y de relax, depende del status del negocio. En los para "pitucos" en Lima y capitales de departamento, la acción de los dueños y administradores es de intermediación, facilitación y encubrimiento.

En los conocidos como "cimarrones" o para "cholos", el manejo supone control y administración del ejercicio de la prostitución. En los "pitucazos" el requisito para "trabajar" es pasar el "casting" que supone una entrevista en la que la adolescente da cuenta de sus datos familiares, grado de instrucción, aspiraciones, expectativas, soltura e independencia familiar.

Se le precisan sus obligaciones y anticipa lo que los clientes esperan de una buena "anfitriona" o "dama de compañía". Se fijan sus ingresos y se precisa que todo lo que pueda ocurrir entre ella y los clientes es de su entera responsabilidad y puede ocurrir siempre y cuando no interfiera con sus responsabilidades y ponga en entredicho el nombre del local.

En los locales para "cholos" el mayor o menor manejo de las adolescentes por el dueño o administrador del local, depende de la situación en la que aquéllas se encuentren. En el caso de las "enganchadas" es directo y con niveles distintos de coerción.

Supone la apropiación de los ingresos que generen. Una de estas condiciones tiene que ver con la obligación de satisfacer al cliente "en todos sus deseos" a cambio de los consumos que éste debe hacer. De no asegurar éstos, la adolescente no tiene derecho a percibir el porcentaje establecido por el negocio. Los grados de manejo y control de los ingresos de las adolescentes "empleadas" en establecimientos de relax , se definen al momento de establecer la relación con el dueño o administrador del negocio.

Este se reserva el mayor porcentaje por los servicios que brinda el local; un porcentaje por los intercambios sexuales que pudieran ocurrir dentro del mismo; y otro porcentaje cuando la adolescente sale a un hostal.

Los tiempos de permanencia en el hostal conectado con el negocio , pueden o no quedar convenidos sobre la base del acuerdo previo entre adolescente y cliente.

0 thoughts on “Prostibulo infantil prostitutas peruanas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *