Perfil de las prostitutas en españa prostitutas en la celestina

perfil de las prostitutas en españa prostitutas en la celestina

Esta obra que marca el inicio de una nueva era en la literatura española, un parteaguas entre la Edad Media y el Renacimiento, es también una marca de la transición del amor cortés al amor desesperado, al amor salvaje.

El primer acto es esencial para comprender la obra, en el se presenta la estructura general de la trama y la aparición de Celestina, vieja alcahueta, prostituta de juventud, y hechicera, presta sus servicios a Calixto para hacer que Melibea le ame. El pago inicial son monedas de oro.

También Elicia quien queda desesperada y sin amparo después de su matrona Celestina quien la protegía. Cayó mi señor Calixto y es muerto. VI El tema de la magia en La Celestina pp. Herida fue de ti mi juventud, por medio de tus brasas pasé: Todo esto escrito en un contexto en el que todo lo relacionado con la hechicería era censurado y merecía la pena de muerte por parte de la inquisición en los siglos XIV, XV y XVI, siendo las culpables mujeres viejas.

Las opiniones de los críticos son contrarias, algunos piensan como Maria Rosa Lida que la hechicería no es un tema integral de la obra como lo es el sentido del honor, la codicia o la religión, otros por el contrario como Inez MacDonald creen que nada hubiese sido posible sin la intersección diabólica orquestada por Celestina.

Dejo al criterio del lector las consideraciones de si la hechicería es fundamento o sólo algo sin importancia para la obra. También se extiende el prestigio de la cultura, protegida por una nueva nobleza.

A lo largo del siglo XV se agudizaron las tensionesentre las distintas comunidades, y cobró mucha importancia ser cristiano viejo.

Resulta imposible no relacionar a los personajes de Trotaconventos yCelestina, innovadores en la literatura universal. Pero esta influencia no es directa, sinoque ambas obras estuvieron influenciadas por el Pamphilus de Amore. Vemos tambiénuna huella clara de una de las obras cumbre del Siglo de Oro valenciano, Tirant loBlanch6, de Joanot Martorell. En este caso hay muy pocos años de diferencia entre lapublicación de ambas obras, y las coincidencias son mayores que en el caso del Libro deBuen Amor.

También aquí establecemos unos paralelismos entre los personajes deCelestina y Plaerdemavida, entre otros. Consiguió dotarlos de vida, ydarles una profundidad psicológica que los aleja de los modelos de la literaturamedieval. Son, como decimos, personajes realistas, y evolucionan a lo largo de la obra. En conjunto parece que todos son arrastrados por las pasiones. Sin embargo, cada unode ellos muestra matices variados, como ocurre con las personas.

No se sienten culpables, sino víctimas de la Fortuna. Por elloofrecen una visión pesimista y desolada, pues presentan el mundo como un caos.

Esprecisamente por sus personajes que La Celestina revolucionó la literatura e influyó entoda la producción posterior. A grandes rasgos, las novedades que incluyó en la creación de los personajes sonlas siguientes: Mediante ella los personajes adquieren personalidad y psicología propia, una mayor humanidad, y portanto, dejan de ser tipos. Laalcahueta no se detiene ante nada ni le importan los medios para saciar su avaricia. Claro que ella es la criada de losamos, pero para su beneficio, para su ganancia.

Calisto es un personaje voluble e impresionable. Representa en la literatura española la incorporación del individualismo delRenacimiento, y por supuesto, no podemos olvidar ese egoísmo, relacionado con elindividualismo, con el que Rojas dotó a sus personajes.

Melibeo soy, y a Melibea adoro, y en Melibeacreo, y a Melibea amo. O también de Petrarca con su veneración por Laura. Su inclusión en la obra refleja la realidad social de la época: Sus interesesy conflictos van parejos a los de los personajes de alto rango.

En LaCelestina los criados son una pieza clave sin la cual es inconcebible la marcha de laobra. Tienen su propio drama, paralelo al de sus amos, y su gran pasión: El siglo XV es una gran época de transformaciones en estos aspectos.

Las menciones a la nobleza de Melibea y Calixto […] son varias a lo largo de la obra y no dejan lugar a dudas sobre la pertenencia de los protagonistas y sus familias al rango de lo que solemos hoy denominar aristocracia o patriciado urbano.

Pero esta división sedifumina, pues, como veíamos antes, entramos ya en una nueva época en la que seacepta que la base de la nobleza no sea ya el linaje, sino la riqueza, lo que permiteacceder a esta clase alta a los burgueses que habían nacido con el resurgir de lasciudades. Haycomportamientos en los criados de La Celestina que derivan de la manera de conducirselos señores y que se explican por razones similares, dependientes de actitudes ante lasnormas sociales y la moral comunes en unos y otros.

Es un fenómeno de contagio quese produce en todo grupo social. Originariamente, el criado no era un servidor contratado, sino unmiembro de la casa, con deberes morales entre él y el amo Hay ecos todavía de estasrelaciones en La Celestina Pero éstos criados poco a poco se dejan llevar a unacomplicidad con el vicio y revelan atracción por el placer y el egoísmo Espacio, tiempo y forma.

Serie III, Historia medieval, 3, Es una manera de decir que esa "nobleza" con dinero viene de la plebe, esdecir, de la burguesía - de los burgos comerciantes y artesanales, de gente con oficio, como inclusopodríamos considerar a Celestina.

Lo que había sido una relaciónpersonal se convierte en una mera relación económica. Y al perder los deberes yobligaciones que esa relación casi familiar llevaba consigo, queda al descubierto lainferioridad de clase del criado, irritante para este, porque desea la riqueza, y noencuentra motivos para que otros la monopolicen.

En una sociedad feudal no secomprendería hablar mal de los criados como grupo o clase. En cambio, empezamos aencontrar testimonios de ese tipo desde la época en que se escribe La Celestina.

: Perfil de las prostitutas en españa prostitutas en la celestina

Perfil de las prostitutas en españa prostitutas en la celestina Barcelona muñecas prostitutas viejas prostitutas
Prostitutas rubi las prostitutas se enamoran 396
DOS PROSTITUTAS PROSTITUTAS DESNUDAS POR LA CALLE 395
Claro que el porcentaje de población campesina siguió siendo mucho mayor, aunque se iniciaron señales de despoblación en algunas partes. Valérie May es una de tantas mujeres que hay en España. Escorts y putas pelirrojas en Barcelona: Y es demasiado extensa como para ser representada. Los segundos, refuerzan nuestra propia tesis en algunos puntos esenciales. En este caso hay muy pocos años de diferencia entre lapublicación de ambas obras, y las coincidencias son mayores que en el caso del Libro deBuen Amor. Edición de Dorothy S.

Tenemos, poco anterior a La Celestina , un testimonio sumamente vivaz y pintoresco de esta nueva situación social. Haciendo la crítica de su tiempo, escribe el bachiller Alfonso de la Torre: Hay un dato sumamente elocuente: Lo sabe muy bien la vieja Celestina: Todavía décadas después, un médico lo declara en términos semejantes.

Ello nos confirma cómo el lujo ostensible en el consumo era ley para un joven señor rico ocioso como nuestro protagonista. Pues bien, a esa joven brigada de gozadores y gastadores podía pertenecer sociológicamente Calixto. Y en su mundo y medida, como corresponde a su condición femenina, Melibea.

Pero ya en la Historia troyana descubrimos que un nuevo elemento ha sido introducido: Recordemos los términos en que Calixto hace el elogio de Melibea: Es el espíritu de la alta burguesía el que causa este cambio, como luego tendremos ocasión de exponer.

La aplicación del esquema interpretativo de que nos venimos sirviendo se puede seguir en otros aspectos. Todo ello nos da el cuadro de la alta clase distinguida, económicamente privilegiada, en la fase del primer Renacimiento. Bajo este aspecto nos aparecen ya los ricos del mundo social de La Celestina. Tanto se atribuye en ellas alto linaje a Melibea como a Calixto, por tanto, no tienen por qué, los que con juicio crítico e histórico hoy interpreten la obra, aceptarlas en un caso y rechazarlas en otro.

Rojas, cristiano nuevo, por su procedencia judaica y por su profesión de abogado, estaría próximo a los medios de la burguesía mercantil, tal vez sin participar de ella, y se sentiría preocupado por la relajación o desmoralización -en el sentido de la moral social tradicional- que en tales medios se producía, por, la caída de los viejos vínculos y el olvido de las viejas convenciones sociales que las relaciones mercantiles traían consigo.

Un trastorno en la vida de la sociedad traído por las relaciones cosmopolitas, exóticas, de los ricos, esto es lo que ya en los hijos de la gran burguesía se ponía por entonces de manifiesto, aunque en las nuevas maneras ennoblecidas de sus jóvenes no quedara a veces aparentemente ni el recuerdo del tipo de vida burguesa de que procedían.

Mencionemos algunas de ellas. Para expresar, en otra ocasión, su pesimismo, le oímos decir: Una feria con sus compras y ventas de mercancías, es la imagen que le viene a la mente en tan triste ocasión. En su lamentación por la muerte de la que llama su rica heredera, Pleberio exclama: Estas frases no han sido objeto de una interpretación satisfactoria.

Nadie a esto llamaría haber fabricado navíos, ni hoy, ni menos en el siglo XV, en que la palabra, de reciente difusión, designa embarcaciones importantes. Pleberio es, pues, por confesión propia, constructor o armador de naves, que ambos sentidos pueden tener sus palabras. María Rosa Lida ha hecho observar que en la obra de Petrarca De remediis utriusque fortunae -cuya influencia sobre La Celestina es tan amplia y relevante- aparece también un personaje en cuyas naves se cargan ricas mercadurías Ello completa el marco en que Rojas quiere situar el drama del desarreglo de los juicios morales que presenta en su Tragicomedia.

Son los honores sociales que el rico burgués compra con su dinero, introduciéndose en formas de tipo nobiliario, por la nueva vía de la riqueza. Para terminar nuestra interpretación, tengamos en cuenta que de todo ello habla Pleberio en una imprecación a la fortuna, a la que ha llamado administradora de los bienes materiales: Tal es el proceso de ennoblecimiento del burgués rico, conforme al tipo a que pertenece Pleberio, el cual ejerció en años anteriores el comercio por mar.

Así lo había sostenido Cicerón 47 y así se pensaba y se practicaba en la Europa del Renacimiento. Se trata de una traducción casi literal de Cicerón A fines del mismo siglo, todavía expone la tesis, como criterio general y con plena aceptación, López Pinciano En el pasaje de su De Officiis que acabamos de recordar, Cicerón hace un comentario interesante: Pues bien, la doble referencia a los navíos y a sus grandes heredamientos, en las palabras de Pleberio, coincide con ese esquema.

Apenas si se encuentra una sola mención de parientes y amigos, muy lejana y débil, en comparación con el modo que pudiera tener de considerar la parentela un joven de antiguo linaje distinguido.

Se entretiene en deportes de contenido caballeresco subsidiario, sin otra excepción que la caza, de modo que no hay la menor alusión militar en torno a él. Llama la atención la poquísima familiaridad que todos, en torno a Calixto, tienen con las armas, lo extraño que se les hace a los seguidores de este joven amo ir armados. A nadie, al recomendarle huya de los peligros del amor, se le ocurre proponerle se entregue a empresas guerreras.

Sus servidores son de poca calidad o improvisados -como ese mozo de espuelas que tiene que hacer las veces de criado personal. No hay mención de posibles propiedades señoriales, y en cambio hay una referencia curiosa: En todo caso, en la intendencia del rico tradicional y poderoso se compra en grueso y no con repetida frecuencia.

Una economía de gran señor seguía siendo una economía tradicional o de subsistencia, una oeconomía , basada en la autonomía doméstica de provisión, ajena al mercado urbano y a su crematística En los ricos de reciente elevación se dan faltas sociales con frecuencia. Es el caso de los ricos recientes, en su alto nivel social.

En ese género celestinesco, verdadera ola de literatura obscena que tanto se difunde en España en las primeras décadas del XVI, se mantiene tal característica No hay necesidad de acudir a motivaciones étnicas en Rojas para explicarse datos de esta naturaleza ni tendría sentido; basta con ver una situación de la época. Echa en culpa al alcalde, que ha ordenado la ejecución de sus servidores, haberle colocado en tan desairada posición, y le recrimina por su proceder, mas no porque haya olvidado, al actuar de ese modo, la condición de, caballero del amo a quien los condenados servían, sino por haber sido ingrato a los favores económicos que debía a su padre.

Sin embargo, Calixto reacciona muy pronto, dando prueba de lo poco que ha calado en él el sentimiento de las obligaciones que le impone su condición de señor. También Pleberio y Celestina, cada uno por su parte, muestran reacciones semejantes.

Aunque esto lo haya conseguido Rojas con recursos literarios magistrales, no hay que ver en ese aspecto solamente un problema de técnica de escritor. Se trata de toda una nueva manera empleada en la captación de la realidad humana, considerando que esta se da siempre en un hic et nunc , y que cuando se quiere reflejar aquella en una obra literaria es necesario recogerla inserta en esas circunstancias, al modo como un arbusto, para conservarlo vivo, se transplanta con su cepellón.

Con esto, es decir, con ese nuevo arte de captar lo real humano, ha dicho María Rosa Lida, se busca presentar al personaje en su intimidad Ahora bien, la intimidad de la vida personal, que nada tiene que ver, claro es, con la interioridad del alma, constituye típicamente un producto burgués. Estrechamente ligado a ello va el aspecto literario que la obra ofrece y que representa una efectiva novedad. Todo ello puede ser indiscutible y la erudición incomparable de la señora Lida de Malkiel se emplea a fondo para demostrarlo.

Tendremos que admitir que La Celestina corresponde a la tradición teatral, que toma de ella sus elementos y que el autor quiso hacer sinceramente una comedia o tragicomedia. Ese aspecto novelístico hay que atribuirlo a la cultura social de que la obra surge, cuyos supuestos el autor supo elaborar originalmente en esa nueva forma literaria. Es necesario rebajar mucho la opinión tradicional que insiste sobre la poca aptitud de los españoles para el comercio. Los hechos prueban lo contrario.

En el auge económico del siglo XV tuvo un papel fundamental el comercio marítimo externo En Italia, la relación de Sevilla y Génova es intensa, y, desde mediados del XV, con motivo de la hostilidad entre Barcelona y Génova, los barcos castellanos tienen una gran actividad que se extiende también a Marsella Un nuevo sentimiento de riqueza que ha sido estudiado por Fanfani, principalmente sobre fuentes italianas, pero que se extiende a toda la Europa occidental 70 mueve, y aun conmueve, el mundo social de La Celestina.

Lo reconocía también, por su parte, el poeta Ausias March:. No querría bienes mal ganados. La inversión de los términos, en el plano del espíritu burgués precapitalista, es clara. Desde que, en el declinar del Medievo, una nueva mentalidad se anuncia, el fin de enriquecimiento es la ley y toda consideración moral, si no se pierde -en ninguna ocasión, desde luego-, pasa a segundo plano. Vives formulaba así tal estado de espíritu: Pleberio no dice que con honra se hizo rico, sino que, con sus holgados medios, adquirió honras.

Sempronio, con cínico despego, declara que no le mueve ni le importa nada el remedio de su amo, sino salir él de pobreza. La buena y holgada casa en que se alberga la vida personal, íntima, es el símbolo del bienestar económico -luego volveremos a encontrarnos con otra declaración semejante. Ahora tenemos que observar que ese lucro o provecho, generalmente, en el complejo de relaciones sociales de La Celestina , se contabiliza en dinero. Y en el Rimado de Palacio , el canciller López de Ayala tiene frases semejantes.

Hay incluso testimonios que pueden tenerse por anteriores Pero una cosa es la mera expresión literaria sobre este tópico acerca del poder de la riqueza y otra muy distinta comprobar en qué manera y con qué amplitud los medios de pago de tipo dinerario se han introducido en la vida social. Es de interés tomar en consideración el alto grado de desarrollo de la economía dineraria que se puede apreciar y aun medir en La Celestina -se nota también en esto, claramente, una diferencia de fase, respecto al Libro de Buen Amor.

El dinero es lo que se busca, es lo que se emplea en las relaciones de dar y tomar, es lo que funciona como medida para valorar bienes.

El dinero es tan familiar que sus propiedades sirven, metafóricamente, de término de comparación. Lo que Calixto le da, las mercedes que le concede o promete, Celestina las reduce a dinero: Y esto ocasionó una mecanización de las relaciones y, en consecuencia, un distanciamiento recíproco de los individuos -lo cual, en definitiva, engendraba libertad-.

Tener en cuenta esta circunstancia es decisivo para comprender el complejo de relaciones sociales en el mundo de La Celestina. Pasemos ahora a contemplar un nuevo aspecto del mismo, en estrecha conexión con los anteriores. El medio característico de la burguesía, en el que la economía dineraria se desarrolla, era la ciudad, como es bien sabido. En plena conformidad con lo que en ella venimos encontrando, La Celestina es un típico, inconfundible producto de la cultura ciudadana.

Lo es la Tragicomedia de Rojas, en cuanto obra literaria, y lo son los personajes que en ella pululan. Claro que el porcentaje de población campesina siguió siendo mucho mayor, aunque se iniciaron señales de despoblación en algunas partes. Lo interesante es que las ciudades son las que aumentan. Así, por lo menos, eran vistas muchas de nuestras ciudades -y esto es lo que para nosotros cuenta ahora.

De ninguna de ellas, ciertamente, cabe buscar la imagen concreta en La Celestina. Con mucha agudeza creemos que ha dejado resuelta la dificultad María Rosa Lida: Al inventar una ciudad, como Rojas lo hace, tipifica fielmente el medio ambiente en que el mundo de sus personajes vive y redondea la significación histórico-social de su obra. Hemos visto el papel que las riquezas y el lujo tienen en la crisis social del XV y en la formación de la clase ociosa, a cuyo tipo responden los personajes de La Celestina.

En las formas de ecología social, la ciudad es el medio del deleite, del gasto superfluo, de la comunicación, de la ostentación. Esa actitud de ostentación, en la casa responde a los caracteres de la cultura urbana y al puesto que la mujer asume en la misma. El papel que el lujo de la mujer tuvo, durante los primeros siglos modernos, en el desarrollo del capitalismo, fue señalado por Sombart Ello pone de relieve un factor que es interesante tener en cuenta: Iniciativa y lujo de la mujer que traen ese nuevo gusto de la época por la mansión ciudadana.

Los grandes ricos de la nobleza antigua viven en el campo, en ambientes rurales: En La Celestina , todos los personajes que intervienen en la acción son tipos urbanos. Sus costumbres, sus relaciones, sus conversaciones, su callejeo, son propios de la vida de ciudad. Todos los oficios de la gente que en la obra aparecen son oficios ciudadanos.

Y, de acuerdo con esta caracterización urbana del mundo de La Celestina , observemos que sus personajes viven su tiempo, medido y regulado por el reloj. Quiero decir que el reloj es el instrumento de que se sirven para medir y ordenar su tiempo. Son numerosas las referencias al reloj que se encuentran en el texto de la Tragicomedia: En los siglos XIV y XV, se instalan relojes comunales en las ciudades de los que algunos todavía subsisten, y en aparece el reloj de bolsillo.

Pero fijémonos en el tipo principal. Celestina se presenta a sí misma: Casa, nombre personal, decoro social, intercomunicación de los vecinos, ciudad: Es, con ello, exactamente, el tipo de hechicera del Renacimiento frente a la bruja de otras épocas. Sombart ha demostrado cómo, siendo la ciudad el lugar ideal para la circulación del dinero, lo es también para el desarrollo de los placeres. Placer y dinero van juntos, son los términos de comparación con los que se relaciona el anhelo de felicidad que la clase ociosa en los medios ciudadanos persigue.

El proceso de mundanización en el Renacimiento va ligado a ello. Placer sensual y gusto por la vida dependen de ese proceso que tan agudamente se da en el ambiente innovador de los ciudadanos. Ya sabemos que por razón de su riqueza el señor ha de quedar exento de ocupación económica. No digamos que esta viene determinada fijamente por tal situación, pero sí influida, condicionada, de manera que de ella dependen los cambios en sus criterios morales y los trastornos en la sociedad de la que forma parte, cambios y trastornos que la opinión tradicional considera como grave desorden.

Es un fenómeno de contagio que se produce en todo grupo social. Los sociólogos han tendido a interpretarlo como causado por una relación de imitación, de mimetismo. En cualquier caso se presenta como un hecho positivo en toda sociedad humana, hecho con el cual hay que contar. Con Simmel dijimos también al empezar que, en todo nexo de mando y obediencia, en general, y, por consiguiente, en toda relación de amo-criado, se dan dos partes, las cuales son siempre activas, aunque lo sean desigualmente.

Hemos de partir del fenómeno, estudiado también por Veblen, de la constitución de una clase ociosa que, llamaremos derivada o de segundo grado, integrada por los servidores de los individuos de la clase ociosa principal. Lo cierto es que, ante el disparatado crecimiento de la masa de individuos de la clase subalterna ociosa, desde mediados del siglo XVI se levantarían fuertes clamores.

Si estos servidores son buenos, de excelente calidad, bien instruidos, en la medida en que conseguir tenerlos al servicio propio supone un esfuerzo y un gasto mayor, cumplen mejor el fin de ostentación que con ellos se busca.

Con ello coincide el mayor respeto con que todos hablan de la persona de Pleberio y de su casa Originariamente, el criado no era un servidor contratado, sino un miembro de la casa, ligado personalmente a ella, con lazo de deberes morales entre él y el amo, lazo que unía también entre sí a todos los miembros de la familia como amplia sociedad doméstica. También en Sempronio, aunque tan sólo en un primer momento, se manifiesta una actitud semejante, en virtud de la cual se siente obligado a sermonear a su joven señor.

En la literatura celestinesca tan por debajo en todos los aspectos -y muy especialmente en su significación histórica- del nivel del prototipo, cuyo problema humano no se capta , vemos que los criados, de ordinario, se mantienen dentro de un cuadro tradicional de fidelidad.

Sólo los criados de la Tercera Celestina se aproximan a los de su prototipo. También en esto, desde el punto de vista de lo que pueda ser la reacción psicológica de un personaje, resulta el hilo construido por Rojas perfectamente claro.

También al despedirse en otro momento de Calixto tiene unas frases de agria malquerencia hacia su amo, nacidas del rencor que le guarda por el envilecimiento que su desorden echa sobre todos y porque se le han venido abajo las razones en que se basaba su aceptación del sistema social de respeto al señor en que había vivido. Y como, aunque esta relación sea bilateral y activa por ambas partes, es al grupo de los poderosos al que ha correspondido la iniciativa y la influencia determinante sobre el conjunto, resulta perfectamente atinado en La Celestina que el desarreglo de Calixto sea el que motive el drama de todos los personajes.

VI El tema de la magia en La Celestina pp. Herida fue de ti mi juventud, por medio de tus brasas pasé: Todo esto escrito en un contexto en el que todo lo relacionado con la hechicería era censurado y merecía la pena de muerte por parte de la inquisición en los siglos XIV, XV y XVI, siendo las culpables mujeres viejas. Las opiniones de los críticos son contrarias, algunos piensan como Maria Rosa Lida que la hechicería no es un tema integral de la obra como lo es el sentido del honor, la codicia o la religión, otros por el contrario como Inez MacDonald creen que nada hubiese sido posible sin la intersección diabólica orquestada por Celestina.

Dejo al criterio del lector las consideraciones de si la hechicería es fundamento o sólo algo sin importancia para la obra. Te gustaría que mas personas lean esto, compartelo: Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:.

Milan Gaona Villalvazo Universidad Autónoma Metropolitana Esta obra que marca el inicio de una nueva era en la literatura española, un parteaguas entre la Edad Media y el Renacimiento, es también una marca de la transición del amor cortés al amor desesperado, al amor salvaje. Responder Cancelar respuesta Introduce aquí tu comentario Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

perfil de las prostitutas en españa prostitutas en la celestina

0 thoughts on “Perfil de las prostitutas en españa prostitutas en la celestina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *